Poemario: "Ingravidez"

Te desnudo con palabras,
con susurros de papel.

Son salmos de amor

que sobre tu piel caen,

se deslizan suavemente,

se deshojan y te visten de versos.

Son presagios de instintos

que corren por tu cuerpo.

Como un arroyo de ternura,

crecen desde tu boca

y desaguan en la espesura de tu asombro.

Son dos gotas de este poema

que ruedan cuesta abajo,

entre la curvatura de tu exaltación

y la quietud de este deseo desgajándose en 


gemidos.

Levitas en el aire, como pétalos de suspiros

y es tan ingrávida y deletérea la felicidad

que nada sigue, nada vuelve. Como la eternidad.

Apenas te suspende la respiración de la noche,

aunque estés afuera de su marcha hacia la luz,

porque de marfil es ahora el tiempo

y de ébano tus ojos lustrosos, sin memoria.

Si te sonrojas sentirás de nuevo la fragilidad

y te caerás de esta breve inmortalidad.

No vuelvas al barro de los dolores.

Quedémonos aquí,

como un recuerdo de lo que seremos.




(C) Hugo Morales Solá

Comentarios

Toni Aznar ha dicho que…
Excelente poema Hugo,con tu certera pluma ensalzas y sublimas el viaje amoroso que es la propia vida.
Sensibilidad, sutileza y sensualidad.

Un abrazo amigo poeta

Entradas populares de este blog

Amaicha del Valle: historia de una auténtica comunidad indígena - Parte I

Amado Juri. Biografía del gobernador de Tucumán, Argentina, derrocado por Antonio Bussi en el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Parte I

La cultura Santa María: el esplendor diaguita - Parte I