Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

Poemario: "Tañidos de tinta y papel"

Tu piel temprana se perdió en la blancura de mi página Ahora desangras en la tinta de cada hoja. Me apareces en la poesía como un espíritu de los espejos. Flota tu cabellera en cada latido de creación. Tu cintura se estrecha en la brevedad de un verso y las caderas se ensanchan en la dilatación del que sigue. Tienes el cuerpo de un poema con piel de aromas de mil insomnios, la sonrisa como un rompeolas de esta tristeza y la mirada nocturna de los grillos. Debo escribirte cada día para poder volver a verte, tocarte y olerte. En cada letra, en cada palabra tañe tu presencia.
© Hugo Morales Solá

"El último grito" - Libro de Poemas de Hugo Morales Solá

Libro de Poemasde Hugo Morales Solá

Amado Juri. Biografía del gobernador de Tucumán, Argentina, derrocado por Antonio Bussi en el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Parte I

Imagen
La caída   


Tres días antes había empezado el otoño. Pero su cara transpiraba los calores del estío sofocante de enero. Tucumán, es cierto, arrastra con frecuencia las densas humedades del verano hasta las mustias opacidades de abril. Pero no era por eso el frío de la espesa transpiración que en esa madrugada corría profusa por sus mejillas y se frenaba sólo en las alturas de aquel lunar del pómulo derecho, justo arriba de la comisura de los labios, que lo identificó siempre como su sello personal.      Con algo de inevitable temblor, aún en su voz interior, le tendió la mano y le dijo: Buenos días, general. El militar no le respondió -es más: ni lo miró- y lo obligó a seguir esperando en la antesala del que fuera hasta esa noche su despacho oficial de gobernador de la provincia. En las primeras horas de la madrugada del 24 de marzo de 1976, apenas se había consumado el golpe de Estado, un jeep del Ejército llegó a Suipacha 862, el domicilio de Amado Juri, para llevarlo a la Casa de Gob…

Poemario: "Yermo"

¿Puedes ver la esperanza?
Es apenas una brisa efímera, 
que me acaricia por instantes
y me devuelve luego a estos ardores.
Aquí temo. 
Es el miedo la cápsula que entumece mis pasos.
Me asusta agotar mis pies sin sentir que he caminado.
Es feraz la desesperanza, arada de desasosiegos. 
Y todavía creo.
Es yerma la tierra de los sueños. 
Y resisto.
Una voz que se apaga me lleva hacia adelante. 
Pero ya no creo.
Prefiero volver hacia la melancolía,
que agita mi memoria y me envuelve.
Como un tibio útero, me nutre. 
Ya no me rebelo.
Moriré por última vez, cuando me olviden.

© Hugo Morales Solá

Poemario: "Espejismo"

Puedo sentir el perfume de tus pasos en el viento y escuchar el silencio de tu voz entre los árboles. Puedo ver tu silueta inexistente correr hacia las olas. Puedo ver que el mar te devuelve de noche y yo te espero. Puedo ver que el mar te aleja de día y yo me quedo. De la suave cabellera de la luna mece tu presencia. Te busco en el oleaje de las mareas, y navego contra el aire hacia el poniente de tu adiós. Aunque ya no estés, floto en el dulce ramaje de tus días, Puedo volar hacia atrás, con las alas torcidas por el tiempo para que nadie nos vea en los rastros de esta soledad. Lucho contra el olvido, me sumerjo en él, pero es tenaz, inabarcable, oscuro mineral de la memoria. Mariposa sin regreso, Te has vuelto apenas
un quebradizo espejismo de tanto no tenerte.
© Hugo Morales Solá