Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

Poemario: "Irremediablemente"

Amaneces en una lágrima
que luego el sol secará sin remedio.
Tu presencia se evaporará pero volverá.
Serás otra lágrima en otro amanecer,
una frágil hebra de llovizna,
agua de los pájaros
en el vientre de las nubes.
Viajarás en mi sangre,
latirás en mi torrente.
Tu ausencia será un rocío de tu presencia.
Aunque no estés, estarás.
Irremediablemente.

© Hugo Morales Solá

Poemario: "La sangre de las uvas"

Hay uvas que han muerto para que su sangre no muera más. Hay dioses que han muerto para que todos se hagan uno. Cuando los hombres descubran que el estornino es espejo de su grey, aunque vuele solo, entonces, recién entonces, morirán a la muerte. Quieren perdurar y perdurar, vivir como las higueras para acopiar brevas y henchirse de su propia gula. Nadie más come donde comen ellos. La vida es un bosque de nieblas, donde caza y muere el cazador. Dicen que los dioses han muerto para ser uno. Para que los hombres descubran que no hubo principio ni habrá fin. Para que la sangre de las uvas no mueran más.

© Hugo Morales Solá

La "revolución": volver a las fuentes del Evangelio

Dicen que antes de venir a Brasil el Papa Francisco había dicho que le daba tristeza los sacerdotes que se manejan en autos lujosos. No aludía, por supuesto, a los curas de calle ni menos a los de América Latina. Es que había observado algunos estacionamientos del Vaticano, donde había autos de alta gama y aun blindados. Por eso, tal vez, cuando llegó a Río, pidió que lo trasladen en un auto pequeño, típico de la familia de clase media, y con las ventanillas abiertas. Son gestos que transmiten muchos valores, aunque no falten quienes lo califican por eso de demagogo. No le importa la custodia que lo aleja y lo blinda de la gente, aunque deba someterse inevitablemente a una protección mínima, su mejor custodio es Dios. Helder Cámara habría estado feliz con Francisco, porque él reclamaba precisamente ese estilo de los pontífices. Él precisamente lideró en 1965, unos días antes de que finalizara el Concilio Vaticano II, a un grupo de alrededor de 40 obispos, varios de ellos latinoamerica…

Gestos y mensajes de Francisco

Ahora que han bajado un poco las aguas de la visita papal a Río de Janeiro, pienso. ¡Cuánta pobreza espiritual de la oposición y los medios de comunicación, cuando lo único que pudieron interpretar del regalo que le hizo Francisco a Cristina Kirchner para su nieto fue ironizar que la marca brasileña de esos zapatitos no se podía importar por la política proteccionista del gobierno nacional! Pregunto: ¿nadie pudo ver el gesto de reconciliación (si es que hacía falta una reconciliación) y acercamiento con la Presidente de su país, que es también su presidente, en tanto argentino? ¿Nadie puede ver un gesto de misericordia y calidez humana? Cuando el Papa llevaba personalmente su maletín, como lo hizo siempre e incluso tal vez sea el mismo portafolios que cargaba en Buenos Aires, se preguntaban qué llevaba en su interior para que no permitiese que nadie lo haga por él, cuando lo único que hacía era seguir siendo el mismo hombre normal, de carne y huesos, que había sido hasta hace cuatro…