Poemario: "Vacío"

Un gajo de estas palabras ya no está.
Es ceniza del tiempo,
hojarasca que la memoria
barre con el olvido.

Te acostumbraste a los juramentos
que flotan en tus labios
como vapores de levedad.
Me acostumbré a tu voz de esfinge,
vana, tiesa y quebradiza.

¿Recuerdas cuando amarme
era abandonarte al naufragio
de los años hasta que los días
se cierren como una mariposa
oscura de la noche?

Todavía puedo verme
antes del deshielo de tus caricias,
cuando tus besos eran de granito
y en tus manos cabía el magma
de este amor.

Yo, sentía mis ojos inflamados
de tu magia y de mi dicha.
Tú, eras el mármol donde
esculpía mis dudas
y nos protegíamos de mañana
y del latido de sus filos.

Te has vuelto carne
que gime en el vacío,
libre de la pesada palabra
que te ataba al misterio 
de nuestro largo, largo viaje.

La noche es fría,
como el abismo de mañana.
Ya no quedan dudas,
ya no quedan palabras.
Ya no queda el deseo.


© Hugo Morales Solá


Comentarios

Antonio Tello ha dicho que…
Desolador poema sobre el desamor y el paso del tiempo. Muy bueno, Hugo.

Entradas populares de este blog

Amaicha del Valle: historia de una auténtica comunidad indígena - Parte I

Amado Juri. Biografía del gobernador de Tucumán, Argentina, derrocado por Antonio Bussi en el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Parte I

La cultura Santa María: el esplendor diaguita - Parte I