Poemario: "Sueña"



Duerme,
Vuelve a tu sueño, al mundo real.
Si despiertas,
la piel te sangrará de esquirlas,
porque la vida es tierra de lobos.
Duerme,
que el mundo no comprenderá
los pasos vaporosos de tu inocencia
y derretirá las caricias de tu mano.
Si despiertas,
verás que el hombre deglute sus espejos
y que la mañana sólo es tibia entre tus cabellos.
Duerme,
redímete de la vigilia,
que no habrá despertares en paz,
porque el hombre se ha vuelto
contra el hombre y se come a sus hijos.
Si despiertas,
el mundo te abrasará vivo
y el exterminio de peces, leones y selvas
flotará sobre las ardientes mareas de los océanos.
Duerme,
sueña que los hombres quieren volver
a buscar las sombras arboladas de sonrisas 
y que la esperanza revolotea en el aire 
como el aleteo de un colibrí.
Si despiertas,
sabrás que los árboles no tienen perdón
y que los bosques sirven para la cacería.
Duerme,
que los hombres no pueden,
porque deben destruirlo todo.
Si despiertas,
despertarán tus demonios
y escapará la bestia que reposa
plácida en tus abismos.

© Hugo Morales Solá

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El mundo se nos va y entre sueños quizás podamos retenerla... hay tanta desolación en ella tanta . Reflexivos versos intensamente cincelantes
Ruth Vega
Toni Aznar ha dicho que…
Excelente poema Hugo.
El hombre es el mayor depredador de la Naturaleza.
El humano devora al hombre.
Los demonios son las sombras que nos acompañan en el camino terrenal.

Un abrazo amigo.
Anónimo ha dicho que…
Necesariamente debemos escribir sobre estos temas para crear un poco de conciencia, a veces es necesario despertar para ver que lo que hicimos no está bien, podemos emendar nuestros errores, pero seguir escribiendo para salvar nuestro futuro, dejemos las cosas mejor de las que las encontramos, para los que nos sobreviven...

Entradas populares de este blog

Amaicha del Valle: historia de una auténtica comunidad indígena - Parte I

Amado Juri. Biografía del gobernador de Tucumán, Argentina, derrocado por Antonio Bussi en el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Parte I

La cultura Santa María: el esplendor diaguita - Parte I