Poemario: "Permanencia" (A mi padre)


Cimbrea todavía tu partida

en la memoria de los días blancos.

Allí se abrió un océano inabarcable.

Los años fueron llenándolo

de corrientes sigilosas

que me asediaban desde adentro.

Sentía tus palabras calladas

y esperaba el regreso todas las noches.

Me convertí en el predicador de tu presencia.

Podía verte volver caminando tranquilo,

contando tus pasos violáceos,

resucitando hacia la dicha,

Volverías tornasolado de nostalgias,

silbando la melancolía de un acordeón lejano.

Yo quería ser un arroyo diminuto

que fluyera hacia tu cauce torrentoso.

Pero ya eras un río quieto, seco de tiempo.

Tu piel de escarcha me dejó

esta interminable soledad de espinas.

Te esperaba sonámbulo y desconsolado,

mientras una hebra de sangre fría

sellaba aquella atroz despedida.

La llovizna de los años te mojó de olvido,

te tragó con su garganta de tiempo.

Ya no puedo verte desde aquellos ojos blancos.

Tan lejanos, tan pequeños.

Ya no quiero verte.

Ahora me miro y te veo.

Ahora, soy tu río.


(c) Hugo Morales Solá

Comentarios

Entradas populares de este blog

Amaicha del Valle: historia de una auténtica comunidad indígena - Parte I

La cultura Santa María: el esplendor diaguita - Parte I

Amado Juri. Biografía del gobernador de Tucumán, Argentina, derrocado por Antonio Bussi en el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976. Parte I